Mientras algunos denominan a la Constitución de 1991 como de avanzada, otros lo desestiman por considerarla que no ofreció realmente las condiciones para aplicarla por igual a los ciudadanos. Foto: @Daniel_Arbelaez

Rionegro, junio 4 de 2016: El evento organizado por la Corte Constitucional en el mismo sitio donde se firmó la Carta Política de 1.863, logró convocar a buena parte de la institucionalidad política del País. Presidente, Expresidentes, Magistrados, Ministros, Congresistas, Diputados, Gobernador, Concejales, entre otros, fueron testigos del aniversario número 25 de la Constitución actual.

Personalidades que dieron cuenta de los avances y condiciones actuales que permiten la aplicación y regulación de normas en materia constitucional, la inclusión de reformas que han logrado mantener el imperio de la ley a cuenta de sus instituciones.

“Esta ha sido una Constitución progresista, con varias reformas se puede decir que no fue perfecta, pero permitió igualdad para los ciudadanos, acceso a la justicia mediante la tutela y además logró avanzar en temas de superación de violencia y conflicto después de una dura época. Resalto el esfuerzo de los constituyentes y el gobierno”, dijo a este medio Clara Rojas quien sufrió el rigor de la guerra y la confrontación, secuestrada por las FARC en 2002 junto a Ingrid Betancourt excandidata presidencial.

Por su parte el Exconstituyente y representante de la población indígena, Lorenzo Muelas, dijo que falta más educación y tolerancia entre los colombianos “para nadie es bueno recoger muertos en nuestros campos y olvidar que estas normas de convivencia deben respetarse. Nos falta explicar más los alcances de la Constitución y los derechos a nuestras comunidades”.

Se quejó el líder de los indígenas que falta una especie de “pedagogía constitucional”, que lleve a lo que llamó “las periferias del país (los llanos, la costa pacífica, la selva, la Orinoquía…)” los contenidos de la Constitución del 91.

Lo que dice la institucionalidad

Ejemplo del sentir de las instituciones cuando del proceso de paz se trata, voces como la del Gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez: “en Antioquia miles y miles de campesinos deben dejar actividades que abiertamente son ilegales, a ellos hay que darles alternativas, con normas transicionales en la Constitución para cambiar los cultivos ilícitos. Castigar a estos hombres y mujeres rurales no puede ser posible en un escenario de paz”.

El mandatario hizo énfasis en que “el Estado debe ofrecerle mejores alternativas de trabajo y de dignidad a las que ofrecen hoy los grupos insurgentes y bandas criminales. Sino será muy difícil ver un campo que incluya al campesino en sus proyectos e iniciativas”.

La Constitución un tratado de paz: Santos

Así denominó el mandatario de los colombianos lo que ha significado los 25 años de la Carta Política, en su intervención Juan Manuel Santos, Presidente de la República se refirió a las condiciones actuales frente a un posible fin del conflicto con uno de los mayores grupos insurgentes del país y tal vez del mundo. Llamó la atención de los presentes y especialmente de quienes darían el respaldo final al proceso: Los magistrados de la Corte Constitucional.

La constitucionalidad del Plebiscito y las facultades al Presidente para darle trámite a los compromisos adquiridos en la Habana es una definición que aún tiene pendiente la Corte Constitucional, en un mensaje claro el Presidente de la República les dijo “ustedes honorables magistrados y magistradas son pieza fundamental del andamiaje para construir la paz”.

Con esta nueva Constitución se selló la paz con el M19 y fue la puerta para que otros grupos como el EPL, el PRT, el Quintín Lame dejaran las armas y se reincorporaran a la vida civil. “Hoy un cuarto de siglo después La Constitución de 1991, ganó la batalla de la Paz”, puntualizó Santos.

Serán diferentes los conceptos pero una sola la realidad, la Constitución de 1991 dejó avances y logró recuperar el control por parte del Estado que hasta esa fecha había sido coptado por fuerzas violentas y con intereses muy contrarios a la de la sociedad.

Por: RedOriente