Luego de sufrir el desplazamiento forzado, o incluso viviendo en sus veredas, uno de los aspectos que más reclaman los campesinos es apoyo para implementar proyectos productivos en sus parcelas. Precisamente para incentivar la permanencia de estas personas en el campo, la Unidad Nacional de Víctimas, seccional Antioquia, entregó apoyos logísticos e insumos agrícolas a 130 familias campesinas de los municipios de San Luis y San Francisco.

Semillas, herramientas, concentrado para animales, artículos e insumos de pesca artesanal fueron algunos de los apoyos.

El Oriente Antioqueño fue una de las regiones más golpeadas por la guerra entre guerrilla, paramilitares y Estado. Hoy justamente proyectos estatales con este pretenden reparación integral y prevención de nuevas afectaciones en las comunidades.

Esta iniciativa también se ha adelantado en municipios como Caucasia y Dabeiba. En total 260 familias antioqueñas se han beneficiaron con recursos por 130 millones de pesos en este tipo de iniciativas.