Dialogos

Por: Nelson Restrepo. Como estoy en campaña por el SI a los acuerdos de La Habana negociados entre el Gobierno Nacional a nombre de los colombianos y el grupo guerrillero Farc-Ep, me parece necesario darle debate a las mentiras difundidas en redes sociales de quienes están por el NO. Respeto los argumentos de quienes están por el NO, pero me molestan las mentiras, los falsos NO

En la “Guía para votar en el plebiscito Santos” se pregunta:

“Aceptas que las Farc sean senadores, representantes, concejales, sin tener votos? NO”.  Falso. Aunque las Farc así lo propusieron, el Gobierno Nacional no aceptó esto. Las Farc podrán hacer política para llegar a cargos de elección popular, pero tendrán que conseguir votos. Y la tienen muy dura, porque los del NO no votarán por ellas, y una inmensa mayoría del SI, tampoco lo haremos.

“Aceptas que los máximos cabecillas de las Farc no paguen ni un día de cárcel? NO”. Falso. Los cabecillas y mandos medios, tendrán las mismas penas que aceptaron los Paramilitares (entre 5 y 8 años); efectivamente no será en cárceles, sino en lugares donde puedan contribuir a la reparación de las víctimas, en el marco de la justicia transicional. Si los máximos cabecillas y cualquiera que esté implicado en crímenes  de lesa humanidad, no dice la verdad, tendrán 20 años de cárcel en justicia ordinaria. Las víctimas que creen en la reconciliación y están por el SI (contrario a las víctimas vengativas que están por el NO), priorizan la verdad sobre lo sucedido y no las cárceles de donde saldrán más criminales de lo que entraron. Priorizan la verdad en tribunales especiales donde guerrillas, paramilitares, militares y civiles, al estilo de Sudáfrica donde predominó la verdad sobre la justicia, contarán públicamente la verdad; justo lo que no ha pasado con la desmovilización de los paramilitares. Será un acontecimiento vergonzoso y necesario, el día en que las Farc tengan que explicar los hechos en que fue asesinado el padre de Álvaro Uribe, o el día en que los terratenientes honorables y respetados en las regiones, acepten que financiaron voluntariamente a paramilitares para autodefenderse.

“Aceptas que les entreguen inmensas extensiones de terreno donde no puede entrar la fuerza pública? NO”. Falso. Las veredas y campamentos no serán entregados a las Farc, serán temporales (6 meses) y serán vigilados por las Naciones Unidas; no son inmensas, son porciones de 23 veredas (zonas veredales transitorias de normalización) y 8 zonas campamentarias de máximo dos kilómetros cuadrados. Recordemos que las “zonas de concentración” son una propuesta del Centro Democrático, valga decir, una de las pocas aceptadas en La Habana. Inmensas extensiones de terreno son las más de seis millones (6.000.000) de hectáreas despojadas por los actores armados, la mayoría de ellas a manos de paramilitares y parapolíticos, los mismos que hoy se oponen a la restitución con la ayuda del Procurador, de Fedegan, el Ejército anti restitución y que lideran el NO.

“Aceptas que las Farc se queden con las armas? NO”.  Falso. Ya está acordado que las armas serán entregadas a las Naciones Unidas, las Farc han aceptado hacer política sin armas. Ahora bien, las experiencias muestran que quienes no se someten a los acuerdos, los disidentes, no entregan la totalidad de las armas. Como en anteriores casos, especialmente el de los paramilitares, es previsible que los delincuentes más vinculados al narcotráfico pasen a hacer parte de bandas delincuenciales donde harán uso de las armas que no entreguen. Está acordado, que serán perseguidos como delincuentes.

“Aceptas que las Farc que sigan produciendo y traficando cocaína? NO”.  Falso.  Está acordado que las Farc no seguirán en el negocio del narcotráfico, que ayudarán a erradicar los cultivos de uso ilícito. Sin embargo, es previsible que los disidentes de las Farc que se quedarán en el monte, lo harán movidos por el negocio del narcotráfico, igualito a lo sucedido con los paras: las bandas criminales de hoy son en su mayoría integrados por exparamilitares, lideradas por militares retirados, unos y otros metidos en el negocio del narcotráfico.

“Aceptas que sigan con sus inmensas fortunas sin devolver un solo peso?  NO”. Falso. Si las Farc tienen fortunas, la Fiscalía les demuestra que sí las tienen, y ellas lo niegan, perderán los beneficios de la justicia transicional.

Los falsos NO son mentiras, son el eco de una vos que retumba distorsionada para hacerle daño a la paz. Así como me apego a la Constitución y a las normas, me apego a lo que está escrito en los acuerdos y los voy a respaldar en el plebiscito con el SI. Voy a confiar en todo lo acordado y me dispongo a futuro para vigilar que los acuerdos se cumplan, en denunciar los incumplimientos. Para esta labor partiré de lo acordado, los falsos NO no me servirán para nada porque no han sido acordados.

Foto: Tomada de Internet