(Por: Nelson Restrepo) Yo votaré por el SI en el plebiscito por la paz, lo haré convencido de que es lo adecuado, lo aprovecharé como la oportunidad que es para derrotar las salidas violentas. Confío en el acuerdo de paz como estrategia para deslegitimar las imposiciones bélicas. Desconfío de las Farc-Ep quizá tanto como los del NO. 

No tengo ninguna razón para creer en estas guerrillas, ni en las del ELN, en el futuro no votaré por ellas ni por sus candidatos; el dolor, la tristeza, el desarraigo, la rabia, el odio, la venganza que han sembrado en la sociedad colombiana, es el resultado de sus acciones y no saldré a defenderlas, no defiendo a las Farc-Ep, ni al ELN, ni al gobierno de Santos, defiendo los acuerdos y los respaldo con la esperanza de que los ciudadanos y nuestra institucionalidad en construcción, los haremos cumplir para beneficio de las personas víctimas, de los territorios victimizados, para liberar del secuestro esta débil democracia que ha estado atrapada por violentos; como posibilidad de que algún día la verdad histórica nos avergüence.

En este país que todos los días está comiéndose a los mordiscos, donde los opositores a los acuerdos de La Habana y al gobierno de Santos cada semana movilizan una estrategia para polarizarnos, promueven tragedias y abismos para llenarnos de odio y miedo; en esta Colombia destrozada, nos quieren hacer creer que no necesitamos de pacíficos, demócratas que propongan salidas civilizadas y que trabajen en ellas, nos quieren hacer creer que se basta con los matones quienes son la referencia y reverencia.

Paz

En este país de crisis humanitarias cotidianas que lo sepultan y lo derrotan, no crecerá por siempre la tragedia, me esfuerzo en creer, en confiar que nuestra fuerza ciudadana civilizada nos librará de esta celda que han creado sobre nosotros los violentos. Votaré por el SI porque me da esperanza, por la esperanza diré #Siatodoloacordado cuando me convoquen.

Qué me prometen los del NO? Qué me proponen que no sea la aniquilación del enemigo, la venganza como justicia, el silencio de la verdad, el mantenimiento de la exclusión política de quienes proponemos democracia, equidad y Derechos Humanos? Qué puedo esperar para mantenerme despierto y activo aportando a su propuesta de país? Qué me van a dar de inspiración para seguir trabajando por la inclusión y la democracia? Hay en el NO solidaridad y compasión por las víctimas, sentido de futuro que me inspire? Si en el NO existe esperanza necesito verla, la requiero con urgencia para creer en este nosotros que no logro armar, la requiero como medicina para confiar, para creer en esta Nación.

Como hijo de la Constitución de 1991 y no del Frente Nacional, tengo motivos para pensar que la pluralidad política expresada en acuerdos permite a nuestra sociedad dar saltos civilizatorios; por eso me inspiran positivamente los acuerdos. Como también soy hijo de la violencia del conflicto armado, y he visto desangrarse a este país en cada noticiero, tengo motivos de sobra para pensar que la violencia organizada por actores ilegales repetirá tragedias sobre nosotros y los que están por venir; por eso me frustran las repeticiones.

Quiero un SI que me dé esperanza, que me emocione, me recompense el cansancio de esperar, alivie la frustración que me envuelve cuando escucho los hechos victimizantes de los campesinos, los indígenas, los negros, hechos que hicieron de ellos habitantes rurales y urbanos marginados, excluidos y que requieren de nuestra responsabilidad para conseguir sus sueños, la mayoría de ellos sueños nobles, humildes, dignos. Quiero usar mi esperanza, mis capacidades y aportarlas para ayudar reparar estos daños. Cuenten conmigo para este propósito y descártenme para atizar el fuego del odio.

OPINIÓN DE: Nelson Enrique Restrepo Ramírez

Foto: Tomada de Internet