caracol1

Ante los estragos que puede llegar a causar el Caracol Gigante Africano en los cultivos e incluso en la salud humana, Cornare y la Alcaldía de San Carlos han conformado un comité para combatir este molusco que tiene gran facilidad de reproducirse.

El Comité, conformado por Cornare y las Secretarías de Salud y de Cultura de San Carlos, realiza un trabajo de sensibilización en instituciones educativas y con comunidad en general sobre el manejo e identificación de esta especie invasora que es una amenaza para los ecosistemas, los productos agrícolas y la salud de los seres humanos.

Jairo Henao, médico veterinario de Cornare, asegura que “es fundamental que la comunidad identifique bien los caracoles y los distingan de los nativos, la recomendación es no manipularlos sin los instrumentos necesarios como guantes, caretas y tapabocas”.

El Caracol Gigante Africano es de cuerpo pardo, oscuro o negruzco, piel de apariencia gomosa, cuenta con dos pares de tentáculos en la cabeza: un par corto y otro par largo, su tamaño es de 15 centímetros, tiene concha lisa y lustrosa conformada por siete o nueve vueltas con una punta aguda.

caracol2

Precisamente para combatir esta especie invasora desde Cornare se recomienda:

  • Para evitar riesgos ambientales y sociales por la presencia del caracol gigante africano la Corporación sugiere:
  • Nunca se debe manipular esta especie con la mano, debe ser con un guante o una bolsa.
  • No tocarlos y evitar el contacto con la baba, especialmente con ojos, nariz, boca y heridas.
  • No permitir que los niños manipulen los caracoles.
  • Lavar inmediatamente las manos si entra en contacto con la baba o heces del molusco.
  • No utilizarlo como mascota o carnada.
  • Eliminar del jardín basuras, escombros, restos de madera o cualquier elemento que pueda ser utilizado como refugio por el caracol.
  • Capturar los caracoles cuando sea necesaria su manipulación, sin tocarlos directamente con las manos. Acumularlos en recipientes o bolsas bien cerradas para su posterior disposición final.
  • No consumir el caracol gigante africano.

 

 

Por: Óscar Morales Orozco 

Fotos: Cortesía Cornare