Sacerdote

Durante la madrugada del lunes santo un misionero antioqueño fue asesinado en el estado de Aragua, Venezuela, al parecer, durante un hurto. El misionero se llamaba Diego Bedoya Castrillón y estaba a cargo de un ancianato en el hermano país.

El religioso, oriundo del municipio de Sonsón, hacía parte de la comunidad de los Franciscanos de la Cruz Blanca que se encarga de acompañar personas poco favorecidas, enfermos y ancianos alrededor del mundo.

Las primeras versiones hablan que presuntos ladrones entraron al ancianato que administraba el misionero e intentaron sustraer víveres y alimentos del lugar. En medio de estos hechos Diego opuso resistencia y fue asesinado. La Cancillería de Colombia informó este jueves que debido a las investigaciones del caso, el cuerpo del religioso no podrá ser repatriado a Colombia.

El hombre fue sepultado este jueves santo en la sede de la comunidad religiosa ubicada en el estado de Aragua, Venezuela. Diego Bedoya tenía 35 años y llevaba 15 en el vecino país ejerciendo labores humanitarias.

Por: Mauricio Arias (Telemedellín)
Foto: Cortesía