emiro_marin(1)

Administrador de empresas de profesión, y periodista de corazón, Emiro Marín Carvajal se convirtió en la persona que visibilizó la defensa de los derechos humanos y los procesos sociales del Oriente Antioqueño. Y aunque su voz se apagó el 23 de junio de 2012, su legado sigue vivo.

El periodista y fotógrafo, radicado durante sus últimos 11 años de vida en Rionegro, fundó Inforiente, su propio medio digital de información y del cual fue su director; desde allí narró muchas de las más importantes historias y acontecimientos de los últimos años en el Oriente Antioqueño.

En agosto de 2010 se leía en el periodico www.elmundo.com “este portal on line se ha convertido en la tribuna de expresión de los derechos humanos de esta región de Antioquia”

Desde 2001 el Municipio de Rionegro lo acogió, como lo hace con muchos de los pobladores del Oriente Antioqueño que se ven forzados al desplazamiento. Él, como otro número considerable de habitantes, y en su caso de El Peñol, debió trasladarse a un sitio que le garantizara mejores condiciones para su seguridad y la de su familia.

Conocedor como ninguno de las vías más alejadas de poblaciones de este territorio, Emiro Marín Carvajal las recorrió y recopiló una de las colecciones fotográficas más grande del Oriente Antioqueño, contando en imágenes y también escribiendo las historias y vivencias de los pobladores de zonas afectadas por el conflicto armado, y especialmente los hechos mas trascendentales en el desarrollo de la región.

Entre montañas y trochas encontró sus historias

Escalofriantes relatos de sus correrías por las más inhóspitas vías y caminos de la geografía del Oriente Antioqueño fue lo que nos dejó como su más preciado regalo. Siempre acompañadas de fotografías bien logradas, merecedoras no sólo de elogios sino de reconocimiento, cómo lo describe este párrafo de una de sus historias más estremecedoras, aquellas a las que nos tenía acostumbrado:

Foto Emiro Marín

“Una Biblia, Nacar Columga, de la edición especial con motivo del XXXIX Congreso Eucarístico Internacional de Bogotá y de la reunión del Episcopado Latinoamericano en Medellín en 1968, reposaba esa noche sobre la mesita de la sala, cuando una bala la incrustó para dejarla destruida desde el Génesis hasta el  libro de Samuel.”

Dentro y fuera de la región

Su sensibilidad como periodista la pudimos apreciar en este escrito que describe de una manera muy especial la historia de una población en Girardot Cundinamarca. En ella hace un recorrido en el tiempo manteniendo la atención sobre lo sucedido en Agua de Dios, un pueblo donde los enfermos de lepra encontraron su refugio:

(…) con las lecturas fui construyendo en mi imaginación un pueblo legendario quedado en el remoto pasado, un pueblo de dolor y desesperanza, de lamentos y tristezas, ruinas y abandono; lo que en mi imaginación existía no era un pueblo sino el lugar donde la noche se convierte en el soportal para morir, es ese lugar del mundo donde se resiste el dolor de agonizar a solas con la incertidumbre de haber ganado el cielo al partir de este aterrador averno.”

Presencia en eventos con víctimas del conflicto

Para Emiro Marín Carvajal, contar una y otra vez la historia del conflicto en el Oriente Antioqueño era su tarea mas simple, pero a su vez la mas complicada. Hacerlo como él lo supo hacer, con énfasis en los más profundos sentimientos de sus protagonistas, sin apartarse de la realidad y a su vez contar quienes eran responsables de los más atroces crímenes o la zozobra de los habitantes de algunos de los territorios, donde tuvo oportunidad de estar y conocer de primera mano sus aterradoras historias.

Con el natural miedo a estar en la mira de las fuerzas e intereses mas oscuros, siempre estuvo dispuesto a contar lo que sucedía y a transmitir lo que le habían confiado los habitantes en sus pasantías por la zona rural y urbana de muchos de los poblados del Oriente Antioqueño. Esa era la labor del periodista, era la tarea que Emiro Marín Carvajal tenía diariamente.

En estos eventos que rescataban la memoria de la región, nos trasladaba a pasajes en la historia que nunca olvidaremos porque sus relatos nos hacían sentir en la época.

Por la Memoria y los Derechos Humanos, el Oriente Antioqueño se movilizó

“Lo que pasó en Oriente con la violencia de la guerra de guerrillas en términos humanitarios es apenas parte de la tragedia con la que se carga durante las últimas décadas aquí en la región, la presencia del ELN y de las FARC se caracterizó con mucha fuerza entre el año 1983 y el año 2003, eso no significa que se hayan acabado, que efectivamente los hayan derrotado o que efectivamente no vayan a volver.”

Sus fotografías daban cuenta de importantes eventos de la región

XIX encuentro subregional de Asocomunales del Sur Oriente y Nordeste San Roque – Foto Emiro Marín

Una hipótesis sobre el conflicto

En diciembre de 2008 Emiro Marín Carvajal escribió este trabajo para el Diplomado “Hermenéutica del Conflicto y Derechos Humanos” temas sobre los cuales basó gran parte de su obra como periodista.

El desplazamiento en el Oriente Antioqueño a la luz del censo Nacional de población 2005

Oriente reconoció parte de su obra

Su trabajo se vio reconocido el 6 de diciembre de 2011 en la entrega de la VI Premios a la Comunicación Orlando López, allí se escuchó el nombre de Emiro Marín Carvajal.

 “en la Categoría Especial, fue premiado el periodista Emiro Marín Carvajal, quien se ha convertido en un ejemplo para las generaciones presentes y futuras del periodismo, quien gracias a su entrega, ha sostenido el periódico virtual Inforiente Antioquia, primera iniciativa en prensa digital de la región, además de sus más de 15 años dedicado a la labor de comunicar diariamente” apartes del homenaje que se le rindió en este evento realizado en Sonsón.

Periodismo de servicio social

Son sólo unas pocas referencias de sus escritos,  por que son muchos y se quedaría corto cualquier espacio que le dedicáramos a recordarlo.

Queda en nuestra memoria la figura del profesional de la comunicación alternativa y el periodismo de servicio social que siempre llevó a donde quiera que contaran con su presencia. Ese es el legado, esa es la más importante herencia que nos deja Emiro Marín Carvajal y ese mismo es el gran vacío que desde su muerte sentimos.

Por: Carlos Humberto Gómez 

Fotos: Archivo de Emiro Marín (QEPD)