Dos hermanas del exgerente del Hospital La María, Wlliam Marulanda, todos oriundos del municipio de Rionegro, resultaron implicados porque se realizaron cirugías plásticas en este centro hospitalario, al parecer sin pagar los costos reales de estos procedimientos.

Una de ellas es Laura Marulanda, exauditora General de la Nación y exdirectora de Cultura de Antioquia, quien se presentó ante la Fiscalía para aclarar su situación. La mayor de los Marulanda no se explica por qué resultó salpicada en las supuestas irregularidades.

Luego de presentarse ante el fiscal del caso constató que sobre ella no existía orden de captura, pero sí sobre su hermano William y su hermana menor Yurani, quienes fueron dejados en libertad, pero siguen vinculados al proceso.

Laura Marulanda fue Auditora de la Nación entre 2013 y 2015 y según ella, sus aspiraciones de llegar a la Corte Constitucional se vieron truncadas por este escándalo.

¿Qué fue lo que ocurrió? 

En octubre de 2016 el Concejal de Medellín, Bernardo Alejandro Guerra, denunció presuntas irregularidades en una serie de procedimientos estéticos realizados en el Hospital La María al Contralor de Antioquia, Sergio Zuluaga, así como a algunas de las hermanas del entonces gerente de esa entidad, William Marulanda.

Al Hospital La María el Contralor ingresó el 16 de abril de 2016 con el fin de mejorar su contorno corporal. De acuerdo con el acta, 2 días después, el funcionario se habría practicado un segundo procedimiento: Una Prostatectomía abierta y luego una liposucción. Allí se abría maquillado el costo real de los procedimientos.

Las hermanas de Marulanda también se habrían sometido a procedimientos estéticos que al parecer fueron facturados dentro del plan obligatorio de salud (POS) como si se tratara en uno de los casos de una hernia umbilical.

Hace pocos días la Superintendencia de Salud reveló los resultados de una auditoria realizada al Hospital La María y allí se evidenció que en 2016 en esa entidad pública se hicieron 102 cirugías plásticas que no se cobraron, y además se suministraron medicamentos e insumos por más de 130 millones de pesos que nunca se facturaron.

Los inmersos en el proceso judicial les fueron imputados por los presuntos delitos de peculado por apropiación y prevaricato por omisión.

 

Por: Juan Fernando Foronda y Manuel Gallego (Telemedellín)