nelson-restrepo

Las provincias que se están creando en Antioquia tienen una combinación de características contrastadas e interesantes:

  • Se ubican en las subregiones más prósperas después del Valle de Aburrá (suroeste y oriente), y a su vez en las más desiguales e inequitativas del departamento.

 

  • Los municipios más grandes y más urbanos que las conforman, tienen capacidades institucionales (administrativas, fiscales) superiores a los de otras subregiones de Antioquia, y comparten provincia con municipios con bajas capacidades fiscales, dependientes en su mayoría de los recursos provenientes de la Nación.
  • Aunque los territorios de estas provincias están cada vez más influenciados por la ciudad región del centro de Antioquia, también conectan a municipios esencialmente rurales que contienen importantes riquezas naturales: Marinilla en el Altiplano cada vez más urbano y San Carlos que conecta con el nordeste se juntan en la provincia del turismo; La Unión con Argelia y Nariño en la provincia del Páramo; Amagá en las goteras de Medellín y Urrao en las cercanías del Atrato en la provincia del Sinifiná – Penderisco; Santa Bárbara en la cercanía del Aburrá con Caramanta en la provincia Cartama.
  • En los territorios de estas provincias cercanos a la región central, se proponen y adelantan los proyectos considerados estratégicos por los actores económicos porque aumentan la competitividad territorial (vías 4G, generación de energía, mercado de tierras transformado por expansión inmobiliaria, zonas francas, etc.) próximos a territorios con escasas dotaciones de infraestructuras y equipamientos colectivos.
  • También se ubican en estos territorios rurales actividades económicas importantes actuales y potenciales de las cuales espera sacar provecho las provincias (producción de café y cítricos en suroeste, turismo en suroeste y los embalses del oriente).
  • Las provincias se ubican en territorios subregionales con tradición de organización supramunicipal: en el oriente antioqueño las asociaciones de municipios, la propuesta de provincia del oriente antioqueño, la propuesta de área metropolitana para el oriente cercano a Medellín, la organización de los concejales, entre otras muchas otras de la sociedad civil; en el suroeste el liderazgo del Encuentro de Dirigentes frente a las propuestas de provincia, combinado aunque poco se encuentren, con el movimiento social en defensa del territorio y en contra de la minería.

Considerado esto, puede decirse que las provincias en Antioquia están naciendo en territorios que combinan capacidades institucionales, con riquezas naturales, con tradición en la organización supramunicipal y actores políticos colectivos supramunicipales, con población y territorios urbanos y rurales, población con la mayor calidad de vida después del Valle de Aburrá, y también con población en situación de pobreza extrema, proyectos estratégicos y megaproyectos.

Es decir, las provincias están naciendo en los territorios con mayores capacidades territoriales, capacidades que ha costado mucho desarrollar en el tiempo que hoy expresan voluntad política para concretar este asociacionismo provincial.  Las provincias también podrán nacer en territorios pobres y lejanos a la ciudad, es deseable que así suceda, y esperemos que avancen en el Bajo Cauca, el Nordeste, el Norte y Urabá, donde se van a priorizar las inversiones del acuerdo de paz con las FARC.

Como estas provincias nacieron en los territorios con mayores capacidades administrativas, fiscales, organizativas, podrían aportar sus capacidades territoriales e institucionales al proceso de construcción de la paz territorial; podrían gestionar recursos para la paz provenientes de las Transferencias del Gobierno Nacional y el Sistema de Regalías que por otras vías les prohíben apropiar.

Están recién nacidas las provincias en Antioquia y recién nacido el acuerdo de paz con las FARC, y con ambos estamos retados como sociedad a atender los viejos y olvidados problemas de la ruralidad. Los que creemos en las provincias y en su aporte a la paz, celebramos esta coincidencia y nos corresponde ayudarlos a crecer.

Por: Nelson Enrique Restrepo Ramírez