DSC_0575

La historia de Claridel Galeano, habitante de la vereda Arenosas de San Carlos, sirvió de ejemplo para que el Gobierno hondureño replique el modelo de restitución de tierras en su país.

Esta sancarlitana les mostró a los 14 representanes de la Asociacion de Municipios, del Instituto de la Propiedad, del Instituto de la Conservación Forestal, del Concejo Nacional Agrario y del Instituto Nacional Agrario, como la restitución cambió su vida.

Ella fue desplazada en el año de 2003 del mismo predio que hoy ocupa. Decidió regresar al año siguiente, aún sin garantías para su retorno y 13 años después, el terreno ya no es sólo su finca, sino en cambio, la empresa que le da empleo a los 7 integrantes de su familia.

“Nosotros retornamos el 24 de febrero de 2004”, comienza a contar la mujer con tristeza, dice que no soportó la ciudad y por eso volvió al campo sin nada. “Acá sólo había unos palos de café, con muchas ganas de montar un lago pero con lo que se ganaba mi esposo no daba”, explica.

La fortuna llegó cuando recibió una llamada de la Unidad de Restitución de Tierras, URT, entidad que la apoyó para que montara su proyecto productivo entregándole recursos y asesoría técnica durante los primeros dos años.

Carlos Galeas, integrante de la comisión hondureña, resalta el acompañamiento técnico a las víctimas, dice que si bien en su país el conflicto es urbano, por ende también el desplazamiento, el gran reto será replicar las buenas experiencias colombianas y una de esas es la implementación de proyectos productivos.

DSC_0569

En ese país Centroamericano sólo hasta el 2013 se reconoció la existencia del desplazamiento forzado interno como consecuencia del crimen organizado. Y aunque no se tiene una cifra exacta de cuantas familias salieron de sus viviendas, desde ya se prepara la ley para logar el reintegro.

Paola Andrea Cadavid, directora de la Unidad de Restitución de Tierras en Antioquia, explica el proceso adelantado por Colombia es un referente. Según resalta, las unidades productivas son exitosas gracias al compromiso de los beneficiarios, quienes “quieren dejar de estar en un asistencialismo y quieren ser autónomos y autosostenibles”.

Ejemplo de ese proceso es el trabajo de Clarided. Ella no se quedó sólo con la inversión de la Unidad, sino que el modelo de negocio ha permitido que las ganancias de la siembra de alevinos y posterior pesca de estos, sea reinvertida.

De cuatro estanques que le entregaron, rápidamente pasó a 6. También montó una tienda y una especie de estadero en el que las familias van a pescar. “Acá demostramos que hay una unión, que servimos para trabajar juntos como una empresa” concluye como ejemplo de la transformación que pasó por sus vidas luego de la restitución.

Por: Carolina Pérez Ramírez

Enviada especial, San Carlos